Fórum de debate

La ciudad cuidadora como antídoto contra la soledad no deseada y la exclusión social

17/02/2021

A causa de una diversidad de factores, las personas pueden encontrarse a lo largo de su vida con falta de apoyo social, lo que tiene incidencia en sus relaciones sociales, y esto puede desembocar en una situación de soledad y aislamiento social, que puede afectar a su sentido vital. La situación demográfica actual en España, con una alta tasa de envejecimiento de la población, tiene un impacto social importante en el fenómeno de la soledad no deseada y, por ello, es necesario que sea abordado desde las políticas públicas, que ya tienen en marcha normativas, planes, programas y servicios en el sistema de cuidados, fundamentalmente a través de los servicios sociales como Cuarto Pilar del Estado de Bienestar Social.

La situación demográfica actual en España, con una alta tasa de envejecimiento de la población, tiene un impacto social importante en el fenómeno de la soledad no deseada.

Algunos de los efectos más devastadores de la crisis provocada por la pandemia de la COVID-19 han sido las demostraciones de edadismo, los prejuicios sobre las personas mayores como grupo homogéneo de personas débiles y vulnerables, que no aportan nada en esta situación. Han aumentado la discriminación y el abandono y, además, se han evidenciado y visibilizado situaciones de soledad no deseada. Por ello, es necesario recoger historias positivas de fortaleza de las personas mayores durante la crisis de la COVID-19 centrándose en sus capacidades y resistencia.

La sociedad necesita dar respuesta urgente al vertiginoso envejecimiento demográfico, a la necesidad de conciliación de la vida laboral y familiar en la crianza, y los cambios sociales que determina.

La sociedad necesita dar respuesta urgente, desde el sistema de cuidados, al vertiginoso envejecimiento demográfico, a la necesidad de conciliación de la vida laboral y familiar en la crianza, y los cambios sociales que determina. Adaptar sus valores, costumbres y actitudes para la sostenibilidad de la convivencia y el ejercicio de derechos y responsabilidades compartidas entre todas las generaciones, como base del desarrollo comunitario. Este enfoque requiere generar modelos de intervención social con una mirada desde la innovación social y el sunamitismo versus al edadismo.